Accesibilidad

Calidad, el elemento diferenciador

28 marzo 2017

La competitividad y la diferenciación son factores clave para la supervivencia de las empresas en un mercado cada vez más competitivo.

Las preguntas que imperan son, ¿cómo lograr este nivel de excelencia?, ¿qué desafíos cautivan a los empleados y a los clientes?

Muchas organizaciones se ven tentadas a reducir los costes sin criterio, de hecho, la reducción de los costes de recursos humanos suele ser lo más habitual. Estas medidas individuales conducen, habitualmente, a una degradación de la estructura y a una consecuente degradación de los resultados, formando un círculo vicioso hasta el colapso de la organización.

Se necesita inteligencia, osadía y sobretodo atención a los pequeños detalles de las necesidades de los clientes para poder comprenderlas y, de esta manera, ofrecerles la excelencia. Y para ello, lo más adecuado es la fórmula del análisis de procesos de la Empresa, la simplificación y la eliminación de “MUDAS” (palabra japonesa que significa desperdicio). Minimizar el desperdicio no significa, necesariamente, reducir los costes directos, ya que éstos pueden ser buenos para la empresa si potencian su beneficio.

Existen varias herramientas de calidad ampliamente divulgadas y validadas por empresas de renombre en el mercado internacional, como la metodología Lean, 5S, métodos de resolución de problemas, entre otras.

El énfasis del análisis de los procesos debe recaer, por lo tanto, sobre la satisfacción de los clientes, pues se trata de fidelizar y perpetuar. Y es en este aspecto que la optimización de los procesos internos es fundamental, ya que son la única herramienta que consigue alinear a toda la empresa en una misma dirección: satisfacer a los clientes y diferenciarse de la competencia. Complacer al cliente no es crear una relación de sumisión, pero si atender a sus necesidades con el menor coste posible.

Si para garantizar nuestras condiciones de salud nos hacemos chequeos médicos regulares, ¿por qué no las empresas han de hacer lo mismo? Los sistemas de autoevaluación de los procesos son fundamentales, asegurando así, los cuidados preventivos de la “salud de la organización”.

GEFCO tiene una visión de mejora continua para satisfacer simultáneamente  a todas las partes interesadas: equipo humano, clientes y sociedad.

El modelo de gestión de GEFCO consiste en mejorar el rendimiento mediante la reducción de los costes directos, el número de horas necesarias para la realización de tareas, la reducción de fallos, la reducción del impacto medioambiental, la mejora de las condiciones de seguridad y la motivación de los equipos.

Sabiendo que el proceso de mejora es infinito, GEFCO lleva a cabo permanentemente nuevos proyectos y nuevos desafíos que aseguren el motivo de su existencia: la Satisfacción de sus Clientes.

 

Filipa Maia

Directora de Calidad GEFCO España y Portugal

Compartir